¿ Y si me entran ganas de beber?

«No siempre se consigue lo que se quiere,pero si se intenta,se consigue lo que se necesita» Mick jagger

 

A todo enfermo alcohólico,por mucho que lo niegue, especialmente cuando inicia un período de abstinencia y comienza una recuperación, en algún momento le aparecerá el deseo de consumir.

Debemos tener presentes que después de tantos años bebiendo (y muchos de ellos,necesitándolo) el consumo nos ha quedado grabado como algo gratificante y de recompensa.

Soy un gran defensor de dejarse ayudar para salir de este infierno pero a la vez también soy partidario de que una vez adquirido el verdadero compromiso de querer dejar de beber, cada maestrillo debe tener su librillo. 

Quiero significar con ello, que a pesar de existir múltiples técnicas y métodos,al final cada uno debe emplear el sistema que mejor le funcione.

Personalmente ante este dilema(que forma parte de la enfermedad) de plantearme la posibilidad que en un futuro me entren ganas de beber, actualmente utilizo una técnica sencilla pero eficiente: me anticipo a la anticipación.

¿Cómo hago eso? Pues me planteo una respuesta a una posible pregunta que me pueda hacer. Por ejemplo. En lugar de pensar si me van a entrar ganas de beber,ya directamente me planteo lo mismo pero con anticipación: ¿Qué tengo que hacer si alguna vez me pasa por la cabeza volver a beber o me entra una necesidad imperiosa de hacerlo?

Simplemente me adelanto un paso a mi mente alcohólica. No digo que a todo el mundo le de resultados,pero no lo veo con malos ojos como mínimo intentarlo.

[youtube]http://youtu.be/3a7cHPy04s8[/youtube]

Deja un comentario

Debes iniciar sesión para escribir un comentario.