Yo no estoy de penitencia ni remisión …

 

 

…lo estoy de recuperación.

Tomarse la rehabilitación como un castigo en lugar de lo que verdaderamente es;una salvación,puede hacer que confundamos el concepto,el significado,y el contexto de la recuperación alcohólica.

Nunca justificaré mis conductas y comportamientos por haber estado años y décadas bajo los efectos del consumo como tampoco lo haré por otros,pero tengo claro que el día que me puse en tratamiento no lo hice sólo para dejar de beber sino para volver a vivir.

El trabajo de perdonarme es cosa mía personal. El de que me perdonen a los que pude hacer daño,depende de mi actitud y más de mis hechos que de mis palabras,por muy dulces y hermosas que se puedan pronunciar.

Estando en recuperación obviamente me mantengo en abstinencia y lentamente voy reduciendo hábitos y conductas inapropiadas. Poco a poco voy recomponiendo el puzzle de mi vida. pero lo que no hago es flagelarme,fustigar o redimirme,porque eso sería una mala dirección en mi trazo vital. Necesito todo lo contrario, disfrutar,alegrarme,sentir y contemplar una vida sin necesidad de alcohol. Una vida que existe,que es posible,y que puede ser muy satisfactoria,conducirte a un crecimiento personal,y alcanzar uno de los sueños de todos aquellos que hemos vivido en el «infierno» del consumo: Estar en paz con uno mismo y alcanzar la tranquilidad.

Deja un comentario

Debes iniciar sesión para escribir un comentario.