… y Don excusas, jamás se recuperó

Al igual que el final de un cuento popular, en éste se sustituyó el fueron felices … por un mal final.

Don excusas siempre está a la defensiva, siempre rebate aunque no tenga argumentos para hacerlo, siempre busca argumentos para justificarse, siempre tiene un «pero».

Un proceso de rehabilitación alcohólica no es una simple siembra para recoger frutos. Si fuera así de sencillo, no habría tantos fracasos en los tratamientos y programas.

No es tan sencillo de sembrar con buenos propósitos e intenciones, no es una cuestión de fuerza de voluntad exclusivamente, no es apartarse de la botella por un tiempo, ni es hacer cambios vistosos para demostrar que somos capaces de conseguirlo cuando queremos. Es mucho más complejo y requiere de mucho esfuerzo, atención, implicación y compromiso.

Esa tierra (en nuestro interior) donde pretendemos sembrar sin regarla sin nada de alcohol para el resto de nuestros días, primero debe limpiarse de rastrojos, piedras, maleza, desniveles, y todo lo que pueda entorpecer que la semilla de nuestra intención de recuperarnos, no sufra para crecer bien y brote.

En el momento en que recurrimos a los típicos y tópicos «Sí, pero ..», » Es qué …», «Lo hice porque …», «es que no tenía otra alternativa …», «pensé que debía …», y muchas más expresiones intentando justificar por qué no hicimos lo correcto, nuestra recuperación ya no va bien.

Y si queremos tirar de tópicos, este nunca falla: No se puede pretender construir la casa por el tejado.

Por mucho tiempo que permanezcamos en abstinencia y estemos logrando grandes cambios, por mucho que se aparente «haber vencido», que pretendamos demostrar a los demás sin primero demostrarnos a nosotros mismos, y especialmente sigamos utilizando excusas como motivos o justificaciones, … la recuperación alcohólica está flaqueando.

No subestimemos el poder del alcohol cuando somos enfermos: Ante cualquier bajada de guardia o tambaleo de piernas … nos tumba de un solo golpe.

Casi me atrevería a afirmar que, antes que esconder la botella deberíamos esconder las excusas.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
Scroll al inicio