«Voy a dejar de beber una temporada»

 

 

Cuando escucho esta expresión me da escalofríos. En primer lugar porque me recuerda  a haberla dicho tantas veces (evidentemente sin cumplirla) y por otra parte,la necesidad de «proclamarlo» (anunciarlo en voz alta y a los cuatro vientos),inconscientemente ya delata un gran problema con el alcohol:¿Por qué va a dejar de beber una temporada si el consumo es moderado,organizado y responsable?

Cuando se dicen este tipo de frases es porque algo va mal con el consumo y existe una justificación escondida.

Los que verdaderamente no podemos dejar de beber cuando decidimos o nos planteamos (normalmente nosotros,los enfermos alcohólicos) es porque la necesidad de consumo ya nos supera.

A veces,incluso,esta misma expresión es una manifestación del «poder de control» que queremos hacer creer al resto de las personas («lo dejo cuando quiero porque yo controlo»)

¡Es lo de siempre:sobran las palabras y faltan hechos!

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
Scroll al inicio