Una cosa es ayudar y la otra enfermar por intentar hacerlo.

Comprendo perfectamente a las personas que se sienten con la obligación moral de ayudar a pesar de que el enfermo va de fracaso en fracaso en cada intento de recuperación. Las comprendo y las entiendo porque el amor que tienen es un sentimiento muy fuerte y les hace luchar por ello. Pero a veces ese amor se llega a convertir en compasión, vocación, y altruismo obsesivo que nos hace enfermar porque, por mucho que intentemos ayudar, el enfermo no se deja y entramos en una espiral de «siempre lo mismo» adquiriendo un rol de cuidadores, motivadores, y guardianes de personas con un perfil muy complejo que por su enfermedad, acaban por utilizar y manipularnos con continuas mentiras, promesas, y engaños de «que esta vez va en serio».

La codependencia es terrible. No hace falta ser un familiar directo para padecerla. Me gustaría hablar cada día de codependencia en estos artículos porque sé y soy consciente de que muchas personas la sufren, pero es un tema igual o más complejo que el alcoholismo en sí, ya que estas personas enferman también sin necesidad de consumir sino sólo por el hecho de querer ayudar.

Por otra parte, también quiero dejar claro que cualquier miembro de una familia donde hay un alcohólico, tome la postura que sea (el codependiente, el que evita el conflicto, el que confronta, …) merecen por igual mi respeto.

No por intentar ayudar más se es mejor ni tampoco por ignorar  o decir las cosas directas al enfermo se es el malo.

Como he dicho, es un tema muy complicado y que necesita mucho tiempo para explicar y desarrollar. Cada persona es distinta y tiene un perfil que le hace adoptar un rol diferente.

En cualquier caso, como siempre, volvemos al mismo punto de partida o casilla de salida: Si el enfermo no se deja ayudar, toda ayuda es en vano. Que quede claro que con ello no quiero decir que no se intente, pero lo que tampoco debemos consentir, especialmente aquellos familiares o amigos que están perdiendo y destrozando su propia vida intentando salvar la de otra que ni siquiera quiere, enfermar «gratuitamente» pues ya basta con uno para que encima nos arrastre a los demás ante su actitud negativa ante la ayuda prestada.

3 Comments

  1. Azucena Larrea en Facebook el 17 febrero, 2016 a las 4:50 pm

    Salucita pues jiji

  2. Cati SA en Facebook el 17 febrero, 2016 a las 5:13 pm

    Creo que si tienes un familiar alcohólico y no vas a terapias familiares o tener algún amigo alcohólico rehabilitado (yo tuve ésa suerte) es imposible saber que eres codependiente.Leer más ..

  3. Martin James en Facebook el 18 febrero, 2016 a las 4:37 am

    La codependencia es harto compleja, es como una segunda enfermedad tras el alcoholismo, mas tapada aun o negada, a nadie le gusta que le pongan la etiqueta de alcoholico y muchas personas menos van a acarrear el yugo de verse enfermas si es otraLeer más ..

Deja un comentario

Debes iniciar sesión para escribir un comentario.