Un me «da igual» que no nos da igual

«Pocos ven los que somos,pero todos ven lo que aparentamos» Maquiavelo

 

«¡Ya veremos mañana!» o lo que es lo mismo,»de perdidos al río»,»me da igual tres que treinta y tres»,o «de algo hay que morir»,son expresiones que se suelen decir bajo los efectos del alcohol pero que no se sienten en realidad.

Esa desinhibición y falsa seguridad que nos proporciona el alcohol siempre acaba pagándose muy cara. El precio no tiene por que ser obligadamente una tragedia o accidente,sino normalmente suele ser de un modo bastante distinto mediante un deterioro psicológico y social progresivo.

Esa apariencia prepotente y soberbia de tenerlo todo controlado y saber lo que se hace,sumado a esa forma de pensar orgullosa y autosuficiente muy propia de la conducta alcohólica,hace que ante los demás,proyectemos una seguridad de confiados,seguros y decididos. Parece que no tememos a nada ni nadie,que nos da igual todo y todos,pero la triste realidad es como siempre cuando hablamos de alcohol,otra muy distinta:no nos da igual nada,al contrario,todo nos preocupa y angustia. Cuando se nos va el efecto del alcohol,aquello que nos resultaba indiferente se convierte en lo que nos atormenta y angustia creándonos grandes remordimientos y sentimiento de culpa o vergüenza

El lenguaje «externo»,ese que necesitamos para expresarnos ante los demás,con alcohol se engrandece. Pero el «interno»,ese con el que nos hablamos a nosotros mismos,nos lleva a la tortura,flagelación y autodestrucción.

Cuando alguien se sienta harto de estar harto, …que corra (mejor vuele) a pedir ayuda.

[youtube]http://youtu.be/Us-TVg40ExM[/youtube]

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
Scroll al inicio