Un Cocktail explosivo

 

«¿Qué ve el ciego, aunque se le ponga una lámpara en la mano?» Proverbio Hindú

 

La peor combinación que puede existir de alcohol es la mezcla con el estado de ánimo.

Tenemos la tendencia a pensar que con un par de copas todo «desaparece»,pero cuando se trata de mal humor,problemas,agresividad,inestabilidad,confusión,desconcierto,o tristeza,por ejemplo,el alcohol más que eliminar o suavizar esos estados de ánimo,los potencia.

Alguien que ha tenido un mal día,que está nervioso o sensible,que las cosas no les están yendo muy bien,…lo peor que puede hacer es refugiarse en la botella,porque lo único que conseguirá es empeorarlas.

El alcohol no quita penas;las da.

Aún a sabiendas que beber no es la mejor elección,las personas enfermas nos obstinamos creyendo que sí,que ese es el camino. Es una conducta muy característica nuestra:tozudez.

Está claro que esas conductas negativas son fruto del deseo y necesidad imperiosa de consumir,o más simple:enfermedad.

Esta situación,en nuestra trayectoria vital,se va convirtiendo en un bucle interminable:Tengo problemas,bebo.Tengo más problemas por beber,sigo bebiendo,y así sucesivamente.

¿Qué sería lo adecuado o correcto? Pues evidentemente cuando uno no se encuentra bien,no beber. Pero lamentablemente «hacer lo correcto» no es nuestro fuerte.

En resumen,se pueden romper la cabeza haciendo combinaciones pero con el alcohol,la que es verdaderamente una bomba y un cocktail explosivo,es mezclándola con problemas.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
Scroll al inicio