«Truquillos»

 

«Jamás tiene seguridad el que duerme al lado de una serpiente» San Jerónimo

 

Perdemos más tiempo en pensar y hacer cosas para que el alcohol no nos siente mal que en intentar evitarlo.

Los «truqillos»,esas artimañas para «saber» beber sin que los efectos no produzcan tantas consecuencias,son cosa de bebedores adolescentes. Lo triste es que de adultos,seguimos haciéndolo.

Se consultan cien veces más información y páginas de «cómo beber» que de «cómo dejarlo».

«Comer mucho para hacer pantalla y no tener el estómago vacío. Beber a tragos cortos para que nos «suba» más. No combinar o cambiar de bebida durante toda la noche. Tomar tal o pascual para no tener resaca…» son mitos que se van pasando de generación en generación y que algunos se van modificando según los tiempos o a las sustancias.

En realidad solo existe un truco para cuando el alcohol no nos sienta bien o nos hace perder el control;¡No beber!

Me da pereza hacer un resumen de las tonterías y situaciones absurdas que es capaz de hacer la gente (especialmente enferma o con graves problemas de control del consumo) para aprender a beber.

Pero lo que me interesa,como siempre,es el fondo y no la forma. Las maneras al fin y al cabo no dejan de ser mecanismos de defensa para subsistir en la enfermedad y poder continuar bebiendo,ya sea por aguante físico o por justificación y autoengaño. Las formas en cambio,son pensamientos y tramas premeditados con una finalidad;beber,beber,y seguir bebiendo.

El intentar adquirir recursos,técnicas, o simplemente maneras para tener un control del consumo,ya delata por sí solo que existe un problema,porque quien puede beber sin consecuencias y de un modo responsable,…no necesita hacer todo este tipo de gilipolleces.

Cuando alguien empieza a «tirar» de truquillos para poder consumir,la cosa no es que vaya mal,sino que va fatal.

 

 

Deja un comentario

Debes iniciar sesión para escribir un comentario.