» Tiene mucho aguante»

Asociamos el aguantar mucho bebiendo con sinónimo de fortaleza y capacidad para el consumo. En primer lugar, el «aguante» entendido como poder beber mucho sin emborracharse o presentar los evidentes síntomas de embriaguez, en una persona que bebe esporádicamente o en sus inicios, depende de su masa corporal y otros factores que no vienen al caso. Pero, cuando hablamos de alguien que puede estar enfermo porque tiene unos largos antecedentes de consumo, está acostumbrado y habituado a hacerlo porque lleva muchos años, y aparenta que por mucho que beba no se «coloca», eso … no presagia nada bueno ni sano.

Cuando está sucediendo eso, más bien es que el consumidor ha adquirido tolerancia ( cada vez necesitará más sustancia o dosis y le producirá menos efecto). Esta situación es propia de la enfermedad, junto con la dependencia y la incapacidad de control sobre los consumos. En estas características es cuando mejor se delata el alcoholismo.

Pero que la idea haya quedado fijada o troquelada en nuestra generación, todavía tiene un pase porque hemos tenido un aprendizaje del consumo de alcohol ignorante(basta ver que no se ha considerado al alcoholismo como enfermedad hasta este siglo que acaba de empezar). Sin embargo, hay que disasociar este concepto en las futuras generaciones para educarles sobre la realidad del alcoholismo.

No se trata de pretender asustar, amenazar, o intimidar contándole batallitas exageradas, sino sencillamente diciéndoles la verdad y empezando por estos conceptos tan básicos que se han mitificado con otro significado pasando de generación en generación.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
Scroll al inicio