Terapia: escuchar, hacer, disfrutar

Ese inconformismo tan propio del ser humano de que siempre quiere y necesita más sino parece que existe un vacío… los que estamos enfermos no nos lo podemos permitir. Nuestra recompensa es vivir en paz, tranquilos, sin percances y conflictos permanentemente, vivir con calma, sentir y contemplar.

Creo mucho en la ayuda para recuperarte de una enfermedad tan compleja y sobre todo creo en el agradecimiento a la vida misma. Ser agradecido es tener buena memoria. Es recordar el esfuerzo y la lucha interna que has tenido que pasar para renacer de tus propias cenizas y reconstruirte volviendo a aprender a ser persona.

Tener buena memoria, acordarse siempre de quiénes somos y de dónde venimos, saber que somos unos privilegiados por haber recibido instrucción y ayuda profesional cuando más la necesitábamos y especialmente ser agradecidos, para un enfermo alcohólico que no bebe y está en continua recuperación, evolución y crecimiento personal … es la mejor medicina que existe.

Reinventarse es renacer.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
Scroll al inicio