Suma … y sigue.

¿Mi idea o teoría sobre la recuperación alcohólica? ¡Firmeza y perseverancia!

Todo lo demás, … películas e historias baratas que no dejan de ser más que meras excusas.

Me gusta mucho trabajar visualizando, haciendo gráfico o analogías de mis propias reflexiones, y en lo que concierne a cómo «vi» la recuperación y lo que me costaría lograr encauzarla, lo tuve muy claro hace unos años:  Me planteé que era como un avión que debía despegar ¡Ya, de inmediato!, porque si así no lo hacía, en la tierra que pisaba me iba a destruir.

Entonces emprendí ese vuelo con mucho miedo y temor (como por norma, solemos tener todos los que lo hacemos). Sabía que tenía que tomar un billete de ida, sin vuelta. Sabía también que debía anticiparme y ser consciente del miedo, la angustia, las dudas y ansiedad que iba a padecer, por eso debía estar preparado.

Una vez en el aire, el avión iba hacia adelante y volaba porque no paraba los motores ni se detenía por nada. Aquí viene la analogía, que me sentí el propio avión. No importa la fuerza física que hace que algo que pesa tanto se mantenga suspendido en el aire sin caerse, pero todos sabemos que existe y, si en algún momento esa maquinaria se para … pierde altura y se desploma por su propio peso. Pues así me sentía yo, como alguien que pasara lo que pasare, no podía detenerme en mi decisión.

¿Aterrizar? ¿El lugar? ¿Cómo y cuándo? … Bueno, eso era algo que ya pensaría cuando hubiera hecho muchos kilómetros y hubiera tenido tiempo de acomodarme en el trayecto.

Durante el vuelo, despegaron muchos otros aviones y fueron derribados por no mantener esa fuerza, y eso me reforzaba y hacía más fuerte mi convicción.

Una vez pasado el miedo inicial, ese vuelo que tanto me atemorizaba se fue normalizando y yo aprendí a volar y a distanciarme de ese maldito lugar de donde salí.

Volviendo a la tierra y dejando las metáforas de lado, tengo muy claro que la perseverancia y firmeza son las bases de toda recuperación alcohólica. Evidentemente se necesita adquirir un compromiso y comprender muy bien la enfermedad, pero para ello primero hay que trabajar, trabajar, y trabajar.

¡Señores, buen viaje!

 

1 Comment

  1. Marga Martorell Riera en Facebook el 23 agosto, 2016 a las 8:39 am

    Buenos días, como bien dices yo también emprendí ese vuelo sin destino definido…Leer más ..

Deja un comentario

Debes iniciar sesión para escribir un comentario.