Sentirse diferente

Por norma, se habla del alcohol y de su enfermedad , sobre las conductas, los riesgos, las consecuencias y el entorno que envuelve la convivencia del que lo padece.

Pocas veces comentamos la parte buena «No tan buena» del alcohólico que consigue rehabilitarse y quiere volver a integrarse en la sociedad.

Resulta muy complejo no sentirse arrastrado por esa presión social que fomenta, e incluso a veces frivoliza y se jacta, del consumo de alcohol.

Además de complejo, desconcertante: Uno se ha tirado unos años haciendo un tremendo esfuerzo cognitivo y emocional para superarse y conseguir poder llevar una vida completamente normal sin necesidad de efectos y sustancias que alteren nuestra percepción y conducta, para luego encontrarse un escenario muy diferente del que esperaba encontrarse una vez recuperado.

Es como si nos quedáramos atrapados entre dos mundos: no nos gusta el anterior de la época del consumo pero tampoco este que nos toca vivir porque no nos sentimos cómodos y desubicados, ya que aunque no bebamos ni pretendamos hacerlo, el alcohol está muy presente ya no sólo en lo material sino en todos los ámbitos que podamos imaginar ( medios, educación, ocio y diversión , relaciones sociales, horarios, …)

Por eso, la única solución es, de momento, aprender a vivir como un bicho raro.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
Scroll al inicio