Salir del Infierno del alcohol

Observo la derrota y la rendición a diario por causa del daño que el alcohol hace en las personas, tanto enfermas como familiares y tengo sentimientos contradictorios: por una parte me entristece, por la otra me motiva a comprender mejor y seguir trabajando sin descanso para poder trasmitir el mensaje esperanzador de que siempre es posible salir del maldito y bastardo infierno del alcohol.

Pidiendo ayuda, dejándose ayudar, poniéndose en tratamiento, recuperándose … no hará falta pedir más perdón porque nuestra conducta y comportamiento no lo necesitará. Con el tiempo, haciendo las cosas bien y mucho trabajo, todo aquello que algún día nos dejamos en la barra de un bar o dentro de una botella, como la credibilidad, respeto o autoestima, ¡Regresará!

 No hay batallas para vencer la enfermedad, las hay para superarla a través de la recuperación.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
Scroll al inicio