¿Sabemos estar bien?

Esta es la paradoja del enfermo alcohólico: No quiere dejar de beber porque le asusta estar bien y no saber gestionarlo.

Mientras andamos con la muleta (la botella), andamos protegidos y seguros (otra paradoja, curiosamente).

Después de tantos años inmersos en el submundo del consumo, nos hemos adaptado y convertido en la zona de confort. Donde mejor nos encontramos, los enfermos es bebiendo o el estado que nos produce el efecto del consumo.

La idea que nos atormenta al plantearlos abandonar los consumos es la de si seremos capaces de soportarnos y soportar a los demás sin efectos artificiales o provocados por la intoxicación.

Ese miedo al cambio, a una nueva vida y real, nos impide tomar la decisión correcta. Tenemos pánico a ser normales incluso llegando a pensar, por la culpabilidad que sentimos, que no tenemos derecho a ser felices.

Recuerdo que lo qué más me asustó al desintoxicarme fue la extraña sensación que me producía el silencio, la calma y la paz. No estaba acostumbrado a despertarme sin sobresaltos, ni a pasar un día sin conflictos, ni a disfrutar de los pequeños detalles maravillosos que la vida nos regala cada día.

Dejemos ya de padecer “gratuitamente”, de flagelarnos mentalmente, de castigarnos y culparnos, de vivir en la amargura y frustración. Seamos valientes y decidamos … ser felices. ¡Todo el mundo tiene derecho a buscar su propio bienestar!

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
Scroll al inicio