Rehabilitarse el camino del abismo a la felicidad del bienestar

El alcohólico podrá recuperarse cuando el compromiso y las ganas de vivir serán más fuertes que las ganas de morir y destruirse lentamente.

Ahí se tienen que acabar los miedos y temores, la angustia, la ansiedad, el no podré, las mentiras, complicidades y trapicheos y por su puesto las excusas. Los alcohólicos vivimos creyendo y convencidos de que el alcohol es nuestra recompensa, pero la verdadera recompensa es conseguir dejar de consumir  alcohol

No hay derrota mas hermosa que la que nos sirve de aprendizaje y nos fortalece para ganar otras guerras que son mas importantes

Personalmente no me molesta haber sido vencido por el alcohol, por que gracias a ello he conseguido dosificar y utilizar mis energías en batallas en las que sí vale la pena luchar, batallas que a simple vista nos parecen las más simples y su conjunto son las que forman el bienestar y felicidad: conocerse, encontrarse con uno mismo, vivir, sentir, percibir, amar, la familia, realizarse, contemplar, aprender, evolucionar y crecer

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
Scroll al inicio