¿Realmente nos van dejando de lado o somos nosotros quienes lo provocamos?

Queda muy bien en el «Curriculum alcohólico» hacerse la víctima compadeciéndose de que nos han abandonado, que pasan de nosotros, que no nos llaman o no nos ayudan, y la gente nos ha ido dejando de lado.

Yo no le llamaría así, sino más bien un «abandono provocado»: Ese aislamiento en el que nos sumergimos los alcohólicos, mayoritariamente suele ser provocado. Necesitamos huir de las amenazas y reproches para poder acallar la conciencia. No queremos sentirnos observados o vigilados. Queremos consumir a nuestro aire y sin ser molestados.

A medida que enfermamos, más nos distanciamos de las personas que nos quieren y sólo nos acercamos cuando tenemos algún interés o queremos sacar provecho.

Por otra parte, nuestro comportamiento ya hace de manera natural que las personas normales y coherentes con sentido común huyan de nosotros, porque …¿Quién quiere compartir su tiempo de disfrute o tranquilidad junto a alguien que siempre acarrea problemas y conflictos?

Eso de que «nos dejan tirados o no nos ayudan» es una mentira y excusa. La familia, los amigos, el entorno próximo, se cansa y agota de advertirnos y querernos ayudar pero somos nosotros, los propios alcohólicos, que rechazamos esa ayuda porque el concepto «ayuda» significa dejar de beber, y eso …no nos interesa para nada.

Por eso, iremos dejando buenos amigos y gente que nos quiere mucho sustituyéndolos por compinches y compañeros de consumo y fatiga.

Al final, siempre es la misma historia: Nos quedaremos solos porque con los años y las copas, ahuyentaremos a todo el mundo.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
Scroll al inicio