¿Quién quiere estar con alguien conflictivo?

La soledad del alcohólico

La soledad del alcohólico es lógica y normal. El enfermo es una persona que resulta tóxica en todo su contexto. lo único que puede aportar a otros son problemas y conflictos y, cuando no es así, impregnar de su frustración y amargura a todo aquel que le rodea.

Quien discrepe de este razonamiento porque está acostumbrado a ver a muchas personas que beben y abusan del alcohol siempre rodeadas de gente y ambientes llenos de tumulto y jolgorio no voy a llevarles la contraria en lo de que es cierto que están rodeados de la muchedumbre, pero si aclararles que eso no es más que una «soledad en compañía».

El enfermo alcohólico es un hombre solo. Él lo ha elegido. Él solo se ha excluido o aislado de su familia y sus verdaderas amistades. No es necesario que llegue a un extremo máximo de exclusión social o marginación como muchas veces estereotipamos pero sí que sólo puede estar rodeado de camaradas de consumo, amigos de barra y cómplices.

¿No todos los alcohólicos son conflictivos?- pensará más de uno. ¡Cierto, también! Pero en este caso, el conflicto no siempre va asociado a la agresividad o discusión, sino a la manipulación de forzar situaciones tensas para tener la excusa de compadecer y lamentarse para poder beber sin sentirse tan culpable.

De un modo u otro, un enfermo irá creando su propio mundo y evitará estar junto a aquél que pueda resultarle una amenaza porque habitualmente le recrimina y reprocha su conducta (por norma,la familia, los buenos amigos, y los que le quieren de verdad)

La canción va dedicada a Mónica y Jose Luis. Un besazo

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
Scroll al inicio