¡Qué me van a enseñar «estos»!

 

«Los más obstinados suelen ser lo más equivocados,como todos los que no han aprendido a dudar» Samuel Butler

 

Cuando bebía, mi forma de huir de las situaciones comprometedoras que hablaban de enfermedad o consecuencias del alcohol era evitarlas o despotricar contra ellas.

En primer lugar, la soberbia y prepotencia fruto de mi conducta alcohólica,me hacía incapaz de entrar en razón sobre estos temas.

Cuando se me planteaban estas cuestiones, mi actitud era ponerme a la defensiva,incluso molestarme, y cerrado en banda sin saber o tener ningún conocimiento,enseguida atacaba: » Todo el mundo habla del alcohol pero luego se ponen hasta las cejas. Qué van a saber los médicos si ellos son los primeros que beben. Estas reuniones de alcohólicos son comecocos y te lavan el cerebro,te quieren convencer porque ellos no pueden beber. Qué me van a decir o enseñar a mí sobre el beber,ellos que sabrán de mi vida …»

Mi mejor defensa era un ataque. Manipulaba el entorno e intentaba convencerles de que la solución yo ya la tenía,simplemente que ahora no era un buen momento para hacer esfuerzos. Me engañaba diciéndoles a ellos y a mi mismo, que yo podía controlar,pero debía esperar a estar mejor o más tranquilo  que algún día (un día que jamás llegaba ni tenía la intención de que fuera así) tomaría medidas y me pondría en serio con este tema.

Con este cuento y otros muchos más.me fue pasando la vida. No había manera de reconocer, y mucho menos aceptar, que estaba enfermo. Como mucho, me consideraba un bebedor social que tenía algunos problemillas con el alcohol pero que no era para tanto.

[youtube]http://youtu.be/zHW5RVvg2v4[/youtube]

Deja un comentario

Debes iniciar sesión para escribir un comentario.