¡Qué sano es ser imperfecto!

En la era de los «ismos», especialmente el «yoyismo», ser imperfecto y reconocerlo es una virtud y una demostración de honestidad.

Quiero ser siempre imperfecto y pertenecer a ese grupo de personas que lloran cuando tienen que llorar, que aceptan su culpa cuando la tienen y acarrean con sus consecuencias independientemente del precio que haya que pagar.

Hay que llorar. Llorar es muy sano. reconocer tus imperfecciones más.

No todos somos los más list@s,guap@s, buen@s, simpátic@os o sociales.

No todos hemos hecho las cosas bien ni hemos sabido o querido hacerlas.

¡Pero qué importante es reconocerlo, aceptarlo, asumirlo … y saber rectificar!

Todos tenemos motivos para estar tristes porque todos tenemos problemas. Pero también tenemos derecho a cuando nos toque ser felices, saber serlo.

Cómo decía Freud, «Sólo con el último hombre morirá el último poeta»

Para todas las personas que padecen alcoholismo y sufren, para los que quieren y se esfuerzan en superarlo, para los que lloran y saben perder para algún día poder ganar algo tan hermoso como el bienestar. Para ellos/nosotros va esta reflexión. No apta para perfectos

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
Scroll al inicio