Que este sea » el año en qué lo dejé»

Esto es mucho más que un propósito, es la salvación de una persona y toda la familia de su alrededor.

Dejar el alcohol, apartarse de él, tomar otro camino cuando has enfermado … es la decisión más importante de tu vida, porque no estás cumpliendo un propósito, un objetivo, o una meta, sino que te estás recuperando para volver a ser aquella persona que un día fuiste: real, auténtica, y de verdad.

Mi deseo es para todos los enfermos qué creen que no pueden, no saben, no tienen fuerzas, no se ven capaces, o que han entrado en una espiral tan auto destructiva que no se imaginan la cantidad de sensaciones, emociones, experiencias, y vida que pueden volver a retomar si se ponen en tratamiento y alejan la botella de su vida: ¡Que sea su año! ¡El año en que lo dejaron!

Que sean 365, pero no 366 días. No importa el día, la hora, el momento o la circunstancia, pero que sea dentro de este año y no se posponga más.

Todos los enfermos que hoy estamos rehabilitados pasamos por esto en algún año de nuestras vidas que marcó el punto de partida hacia la vida real y sobria.

Todos tuvimos un momento decisivo de lucidez, iluminación, reflexión, milagro, o llámese cómo sea que se quiera, de decir:

¡Basta, estoy harto de estar harto!

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
Scroll al inicio