» Puede que beba mucho pero al menos no soy un parásito social…»

Este es el colmo de los colmos: Justificarse, compararse, y encima discriminar a los otros porque se ha tenido «la suerte» de enfermar y no haber caído en el aislamiento, marginación, o exclusión social.

A todos aquellos que piensan así les voy a decir una cosa, y se la voy a decir con mucha propiedad y rotundidad porque yo hice y dije lo mismo durante veinticinco años de consumo y abuso:¡No seáis prepotentes, arrogantes, soberbios, y mucho menos payasos! El alcohol no hace distinciones, hace destrucciones.

No porque no hayáis llegado a un extremo crítico significa que en un futuro muy próximo lo hagáis. Esa «vanidad alcohólica» es un acelerador.

No os jactéis de no tener problemas y a pesar de beber abusando o haber enfermado, el seguir negándolo no os va a hacer inmunes.

El alcohol es una e las drogas más duras y más engañosas: Te permite seguir trabajando (no hay necesidad de delinquir por lo económico y accesible que es la sustancia), te permite tener una familia (una cosa es tener espos@ e hijos y otra muy diferente es ejercer la figura de padres de ellos, cosa que con cuando el alcohol se cruza ese rol desaparece), te permite tener amigos e interactuar socialmente (¿Amigos? más bien diría compinches), te permite mantener una familia porque está tan normalizado el consumo que aunque bebas durante el trabajo y hagas tus escapadas continuas no vas a ser recriminado y mucho menos despedido si las consecuencias no paralizan tu producción, te permite vivir en esta sociedad camuflado porque al beber gran parte de gente no se estigmatiza tan rápido como los adictos a otras sustancias, etc.

Pero todo eso no significa que no seas enfemo alcohólico, sino simplemente que «de momento» lo estás llevando, que no controlando.

Cuando hablo de enfermedad hablo de espiral. Me refiero a una situación que va dando vueltas y vueltas hacia abajo, empeorando progresivamente y nunca sabes cuando va a explotar esa bomba de relojería que «fabricamos» todos los alcohólicos con cada copa.

No presumáis de no ser un parásito social (entendéndose a este cómo alguien que no produce, que es dependiente de otros para sunsistir, etc) porque es cierto que tal vez bebáis mucho y no hayáis llegado a este punto. Pero si es así, no os confíéis y empezar por haceros una pregunta: ¿Soy un parásito emocional?

 

 

5 Comments

  1. Enrique Román Martinez en Facebook el 7 noviembre, 2015 a las 8:28 am

    Buenos días, yo creo que una persona que llega a pronunciar estas expresiones,es el mayor parásito personal y emocional que el tirado en el banco del parque.Leer más ..

  2. Ascension Cañellas en Facebook el 7 noviembre, 2015 a las 10:00 am

    Excelent y humana reflexio,veritat.

  3. Martin Cifre James en Facebook el 8 noviembre, 2015 a las 4:34 am

    Esa persona que esta en el banco puede que hable 7 idiomas o bien sea un reconocido doctor que perdio todo, conozco casos en los que la droga en poco tiempo acabo con su vida ahorcado siendo futbolista de prestigio y con familia, tres hijos, casLeer más ..

  4. Elena Guisado en Facebook el 8 noviembre, 2015 a las 5:45 am

    A principios de año,un día tuvimos una llamada,mi padre había muerto.Hacia muchos años que nada sabíamos de el.Leer más ..

  5. Ascension Cañellas en Facebook el 9 noviembre, 2015 a las 3:15 pm

    Lo siento.

Deja un comentario

Debes iniciar sesión para escribir un comentario.