Propósitos No, hechos ¡Sí!

Respeto a quién se plantea nuevos propósitos y se fija nuevas metas que superar. Admiro, a quién lo hace.

No obstante, cuando se trata de alcoholismo o drogadicción adquiero otra perspectiva muy diferente.

En primer lugar porque salir del alcoholismo o las drogas no es mediante propósitos sino a través de la recuperación, ya que es es una enfermedad.

Por otra parte, porque la necesidad de consumir de un enfermo es tan grande que hace falta algo más que buenos propósitos para salir. Se necesita un tratamiento muy exigente, una nueva vida, un nuevo aprendizaje, una nueva perspectiva, mucho compromiso y trabajo, y unas buenas «armas» como la perseverancia, la constancia, la firmeza, paciencia, tenacidad y mucho mucho amor

Todavía no he visto a nadie que se recuperara de esta enfermedad sólo con buenos propósitos o intenciones.

En resumen, es bueno y todo suma aquello que sea un planteamiento y contemplación de acabar con la dura carga que significa estar atrapado en esta enfermedad, pero todavía es mejor saber que se necesita de ayuda y tratamiento para lograrlo.

Por eso, para todos aquellos que tengan ese «propósito», ojalá lo cumplan pero que no se olviden que éste, va acompañado de un renacer, mucho trabajo, esfuerzo y amor

¡Ánimo!

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
Scroll al inicio