Propósitos No, hechos ¡Sí!

» No esperes resultados diferentes si siempre haces lo mismo» Einstein

Está muy bien toda esa parafernalia cansina de proponerse durante estas fechas hacer grandes cambios, pero si el cambio es de consumo de alcohol por sus consecuencias, mejor tratarse y recuperarse que proponerse.

El alcoholismo es una enfermedad. No se va con cambios, sino con tratamiento.

Por esa razón, si creemos que tenemos problemas con el consumo de alcohol, antes de «fantasear» con solucionarlos con facilidad y a nuestra manera, sería más conveniente hacer un balance casero pero honesto planteándonos lo más elemental. ¿Qué me aporta el consumo?, ¿Bebo normal o más de la cuenta?, ¿Me sienta bien beber?, ¿Tengo consecuencias por mi forma de beber?, ¿Me repercute o perjudica a mi entorno?, ¿Puede que haya perdido el control?,…

Sobre la reflexión honesta y crítica de nosotros mismos podemos sacar conclusiones, y si éstas son de intervención para evitar enfermar o males mayores, cambiemos el concepto propósito por otro más adecuado: Necesidad.

No se deja de beber como él que quiere hacer un curso de inglés o ir al gimnasio. No se trata de una «buena intención», sino de recuperación. Y la recuperación alcohólica no se hace por el simple hecho de mejorar sino de salvar nuestra vida y poder recuperar el control de ella.

¡Deja de beber, recupérate, ponte bien, sana! … y los cambios vendrán solos, al igual que la fuerza y energía para fijarse metas y propósitos alcanzables

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
Scroll al inicio