¿Por qué seguir luchando en una batalla que ya tenemos perdida?

¿Por qué desgastarnos en ofrecer resistencia o intentar buscar estrategias para controlar si lo más sencillo y práctico es buscar una solución de retirada de ese maldito campo de batalla?

Nos empeñamos, nos obstinamos, e incluso nos desesperamos en continuar una lucha inútil.

Lo más importante para un enfermo alcohólico es comprender que la botella es un enemigo más poderoso que nosotros. Que desde el momento que hemos enfermado, es porque ya nos ha vencido, y … siempre lo hará.

Nos pasamos más tiempo (incluso los mejores años de nuestra vida) en aprender a beber que en dejarlo.

¿Acaso no tenemos respeto a la enfermedad? ¿Alguien se imagina a un diabético que necesita insulina a diario, resistiéndose a tomarla? ¿O a una persona que ha sufrido un fuerte traumatismo y le dicen que si no va a rehabiltación siguiendo un proceso,nunca más podrá a volver a andar o mover los brazos,por ejemplo, y él negarse?…

La primera vez que me sentí aliviado de verdad en muchos años y me quité una gran carga de encima, fue en el momento en que comprendí que era alcohólico. Me lo habían insinuado, dicho, y diagnosticado durante años y años pero siempre lo negaba y no aceptaba «sucumbir» al poder del alcohol. Mi mente alcohólica plena de soberbia quería demostrar que algún día aprendería a beber o a controlar, y en cada intento lo único que conseguía era empeorar.

En uno de esos momentos de poca lucidez que tenía consecuencia del embotamiento al que me había llevado la enfermedad, me di cuenta que mi guerra no era en contra el alcohol sino a favor de mi recuperación. ¡Ahí era donde tenía que pelear, guerrear, luchar cómo un Jabato: En salvar mi vida!

Esta metamorfosis, la de emplear las pocas fuerzas que tenía para dejar de beber en lugar de querer aprender a hacerlo, es lo que transformó mi vida.

Reconocí que el alcohol era más poderoso que yo, que necesitaba ayuda y debía dejarme ayudar, seguí un tratamiento, me puse en recuperación, y por supuesto … cambié la estrategia: Mi lucha no era en como poder beber alcohol sin consecuencias, sino en como salir de ese maldito infierno en el que había caído por el consumo.

En ese pequeño matiz, … está la clave de la recuperación.

3 Comments

  1. Enrique Román Martinez en Facebook el 12 febrero, 2016 a las 6:59 am

    Buenos días, es inutil luchar contra algo que lleva tanto tiempo matándonos, la única manera de hacerlo es desde abstinencia y recuperación-rehabilitación.Leer más ..

  2. Elena Guisado en Facebook el 12 febrero, 2016 a las 7:37 am

    7 años antes de dejar de beber ya me dijeron que era alcohólica.Me negaba a la idea de dejar lo que mas quería en la vida,seguir bebiendo.Leer más ..

  3. Martin James en Facebook el 12 febrero, 2016 a las 11:01 am

    Luchar contra algo gigante y poderoso es una autentica lucha sin esfuerzo, Anibal, el gran general cartagines, vencio en multiples ocasiones a las legiones romanas con su astucia, tenia un olfato increible para la victoria y lo animaba vengar laLeer más ..

Deja un comentario

Debes iniciar sesión para escribir un comentario.