¿Por qué los demás pueden beber y yo no?

 

«He sido un hombre afortunado; en la vida nada me ha sido fácil» Sigmund Freud

 

…¡Porque estás enfermo!

He preferido empezar con la respuesta directamente sobre el planteamiento del titular.

Esta expresión tan infantil y de pataleo,aunque a la gente que no ha enfermado les parezca difícil de entender,los alcohólicos nos la preguntamos varias veces,especialmente en el inicio de una recuperación.

La respuesta es clara:enfermedad. Pero, ¿Por qué esa insistencia en pretender seguir consumiendo cuando sabemos que ya no podemos hacerlo?

En primer lugar debemos tener siempre presente que esta enfermedad no viene como un virus de un día para otro,ni de repente. La adquirimos mediante un proceso largo y a través de varias fases a medida que transcurre el tiempo de consumo. Eso hace que a lo mejor llevemos muchos años bebiendo y, al no haber consecuencias físicas,psico-emocionales o sociales directas,pensemos que estamos bien y que nunca nos va a pasar nada.

De hecho,esta trampa del alcohol, hace que nos confiemos todavía más y pensemos que estamos muy fuertes y «sabemos beber». Incluso hay personas que se jactan de ello (mi caso personal fue uno de ellos)

Al ser un proceso largo y duradero, cuando llegamos a nuestro límite (condicionados o coaccionados por el entorno,tocar fondo,etc.) sabemos que necesitamos dejar de beber porque de esta manera no podemos continuar pero difícilmente nos creemos que hayamos enfermado.

Todos pensamos que enfermar sólo enferman los otros. Que a nosotros nunca nos va a pasar.

Por otra parte,la conducta inmadura de «quejarnos y compadecernos» porque ya no podremos volver a beber más (aún sabiendo que si lo hacemos podemos tener graves consecuencias) es porque nos comparamos con las otras personas y las juzgamos sin honestidad,acusándolas de que ellos hacen lo mismo.

Tal vez los demás «hagan» lo mismo,pero seguramente … no les «pasa» lo mismo.[youtube]http://youtu.be/Id_UYLPSn6U[/youtube]

1 Comment

  1. Tomeu Son Manera el 24 enero, 2015 a las 9:54 am

    Hoy me resulta fácil verlo. Tal vez por la comparación con las pataletas infantiles. Cuando tengo el aparato digestivo mal se supone que conviene tomar arroz hervido, zanahoria y manzana rallada, etc. A veces a las pocas horas, si estoy mejo, ya estoy comiendo huevos fritos y chocolate. ¿Cómo no va a ser peor con el alcohol?
    Saud!

Deja un comentario

Debes iniciar sesión para escribir un comentario.