Placer,beber,consumir,abusar,necesitar, … enfermar.

«En una época de engaño universal, decir la verdad es revolucionario» George Orwell

 

Estos son los peldaños hacia la enfermedad. Nadie sube toda la escalera de una vez.

¿Lo ideal con el alcohol? Poder subir y bajar los tres primeros escalones cuando nos apetece, se tercia, o queremos disfrutar de él.

En el momento en que ya subimos más la escalera … la cosa pinta fea.

De todos estos infinitivos para resumir las etapas de la enfermedad hay uno que me preocupa especialmente;necesitar.

La necesidad del consumo, la persistencia en la búsqueda de un efecto que nos distorsione la realidad o nos sirva de huida, son las claves para llegar a perder el control. No me refiero a un control puntual u ocasional sino a ese en que, sin darte cuenta, es el alcohol quien maneja las riendas de tu vida y decide tu futuro.

No dudo que exista una predisposición a enfermar (innata o adquirida en la interacción social) pero sobre el papel todos tenemos las mismas posibilidades de elegir.

¿Culpable de llegar a enfermar? Pensemos primero, si es que lo hemos hecho, en buscar soluciones.

Para aquellos que siempre buscan la justificación en la interpretación a su manera o sólo oyen lo que les interesa escuchar, cuando hablo de necesidad no me refiero a la de no poder estar un día sin consumir (de todos modos, «esa» si hemos enfermado,vendrá) sino a cuando el alcohol se va infiltrando en tus sueños,motivaciones,ilusiones o proyectos vitales. Cuando ya no concibes tu propia vida sin alcohol en ella.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
Scroll al inicio