Personajes de ciencia ficción

 

 

Zombies,momias,vampiros,autómatas, hipnotizados,,teletransportados,abducidos,… este tipo de personajes tan característicos de las series y literatura de la ciencia ficción,por analogía encajan en los comportamientos y conductas de los alcohólicos.

Tirando de sarcasmo,no van muy lejos las descripciones de unos y otros.

Es tanta la distorsión de la realidad en nuestra mente que creemos que hemos hecho una cosa, y al día siguiente cuando nos cuentan lo que de verdad hicimos o como nos comportamos,no tiene nada que ver con lo que nosotros pensábamos.

Una persona bebida,intoxicada,alcoholizada,»colocada»,…no es consciente de su verdadera conducta bajo los efectos del alcohol hasta que otros se lo hacen ver.

Mientras bebemos pensamos que nos estamos divirtiendo,que somos el alma de la fiesta,los más graciosos,y que todos los que nos rodean están encantados con nosotros. la realidad es otra muy distinta:hemos estado pesados,hemos incordiado,ofendido,incomodado sólo con nuestra presencia,ridiculizado a los que nos acompañaban,en muchas ocasiones hemos buscado y creado un conflicto innecesario,y otras simplemente nos hemos limitado a estar presentes pero ausentes.

Con estas conductas a lo que más nos hemos asemejado es a eso;personajes de ciencia ficción de serie B.

¿Zombie? Bebiendo,casi siempre que me he excedido (cosa que ocurría frecuentemente) me he comportado igual:En estado de semi-inconsciencia,andando despacio y descoordinado,cayéndome o caminando de lado a lado,…

¿Vampiro? Estaba blanco,pálido,todo el día entre luces de neones,la luz solar me agredía,evitaba el sol,…

¿Teletransportado? ¡Un montón de veces! No tener ni puta idea de cómo había llegado a casa,de que manera,con quién,…

¿Abducido? ¡Siempre! Cada borrachera era pura abducción. Me iba a otra dimensión que no tenía nada que ver con la realidad.

En fin,este tipo de analogías es para que «despertemos» ya de una vez del engaño que nos produce el abusivo consumo de alcohol y sustancias creyendo que nuestro comportamiento es ejemplar y normal,porque el autoengaño de los efectos nos hace imaginarlo así, de una forma placentera y divertida,y resulta ser todo lo contrario.

¿Lo más triste? Que si no maduras,consumes con responsabilidad,o superas este tipo de pautas durante algunas etapas,se llega a convertir en una rutina comportamental que cada vez va en aumento y progresión.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
Scroll al inicio