Perder el miedo a dejar de beber

«Un viaje de mil millas comienza con el primer paso» Lao-Tsé

 

Si hemos podido enfermar, no hay que tener miedo a dejar de beber sino a seguir bebiendo.

Hoy es día de resurrección. Creyentes o no,no es mal día (como ninguno del año) para coger el toro por los cuernos y enfrentarse a la vida.

No hay que tener miedo a poder recuperarse y vivir una vida digna.

En primer lugar,hay que entender que no somos los primeros ni los últimos que tenemos este problema. Que descubrir la causa,ahora mismo no es prioritario,sino que lo es buscar la solución.

Que toda esa incomprensión que sentimos es propia de nuestra enfermedad,no de nuestro «yo» real.

Que es un camino difícil y parece muy largo,pero comparado con lo que hemos bebido y vivido,no es nada.

Que muchas personas,a pesar del pesimismo y fatalismo que rodea este mundo,cada día toman la decisión y consiguen recuperarse.

Que la recompensa no viene después del dejar de beber,sino que el no beber,para un enfermo alcohólico,es ya la recompensa.

Podemos perder muchas cosas durante nuestra trayectoria alcohólica (y la mayoría con motivo justificado),pero nunca la esperanza.

¿Cómo hay que hacerlo…? Id a pedir ayuda,poneros en tratamiento,esforzarnos en recuperaros,y que un día dentro de unos años,miréis atrás y podáis decir: El cinco de abril del quince dejé de beber. ¡Así hay que hacerlo!

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
Scroll al inicio