Peor el remedio que la enfermedad

No suelo mencionar en mis comentarios la palabra «motivo» sino es con un significado sarcástico de excusa. Pero en muchas personas enfermas de alcoholismo (no personas que hayan cogido unas borracheras o hayan abusado en plan siniestro total durante unas juergas), la necesidad de seguir consumiendo a pesar de sus consecuencias cada vez más negativas y desastrosas, es que piensan que en realidad el alcohol es lo único que le sirve de medicación.

De entre ellas, estaba yo. Pensaba que cuando me invadía la tristeza, soledad, nostalgia, frustración, melancolía, angustia o ansiedad, e incluso algún tipo de dolencia no grave pero si molesta, que sólo el alcohol podía paliar esa sensación de malestar.

No hacen falta muchos estudios científicos o demostraciones de esta forma de beber cuando cada vez más gente bebe a solas, en casa, a escondidas, y especialmente cuando siente temor o conflicto consigo mismo.

En definitiva, utilizamos el alcohol como remedio cuando lo que estamos haciendo sin darnos cuenta es enfermar más por el propio remedio que por la emoción, sentimiento, sensación o dolencia que nos incita a beber para evitarla.

El alcohol no es ningún «quitapenas», sino todo lo contrario: Un gran «creapenas».

No existe ningún motivo que justifique consumir de un modo enfermizo por mucho que nos duela el alma. El tratamiento a todo ese tipo de carencias emocionales nunca está en el alcohol porque lo único que consigue este, es potenciarlas más y empeorarlas.

Si vamos comprendiendo la enfermedad, la crueldad con la que nos atrapa el alcohol durante nuestras vidas y lo negamos ofreciendo una enorme resistencia a aceptar y reconocerlo, observaremos que cada vez aparecen más «motivos» o apellidos para justificar un consumo que no es justificable sino que forma parte ya de la enfermedad: Bebedor social, bebedor para medicarnos, bebedor intermitente, bebedor para olvidar, …

1 Comment

  1. Martin James en Facebook el 4 abril, 2016 a las 5:44 am

    El alcohol tiene la ventaja sobre nosotros de la ilusion optica, parece que alivia el alma pero la carga sobremanera.
    En el alcohol encontrabamos el refugio de unos padres ausentes, lejanos y frios.Leer más ..

Deja un comentario

Debes iniciar sesión para escribir un comentario.