¿Pedir perdón para luego volver a hacer lo mismo…?

¡Es agotador! Arrepentirse,pedir perdón,y luego volver a actuar del mismo modo. No una ni dos veces,sino infinitas.

Decir que la cara es el espejo del alma es una frase muy típica,tópica,y especialmente oída y conocida. Pero la expresión que nunca me deja de impresionar,asombrar,afectar,y por supuesto emocionar,es ese reflejo de agotamiento,abatimiento,cansancio,desilusión,y falta de esperanza que trasmiten los rostros de los familiares y amistades de un enfermo que lleva años (aunque aquí el tiempo se relativiza y parecen siglos) haciendo una y otra vez lo mismo.

Es ese bucle y círculo vicioso en el que vivimos los alcohólicos o drogadictos. (Aquí me gustaría remarcar la facilidad con la que se emplea círculo,porque personalmente siempre he pensado que es una espiral visual que empieza en el exterior y va hacia el interior,dando la percepción de que se cierra sobre sí misma hasta la profundidad infinita del abismo)

El alcoholismo o drogadicción es una enfermedad muy grave. No se va por sí sola,no desaparece con el tiempo,nunca va a mejor sino que empeora. Todas esa palabrería para alargar el proceso o evitar el tratamiento que utilizamos los enfermos no sirve más que para alimentar la agonía de los que nos quieren.

¿Pedir perdón para luego volver a hacer lo mismo…? Es matar lentamente con unas armas muy crueles:el engaño,la desesperación,y el desencanto.

Sólo hay una manera de pedir perdón de verdad: romper este bucle en que estamos permanentemente y ponerse en tratamiento

 

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
Scroll al inicio