¿Pedir perdón después de ya haber hecho el daño?: El puto día de la marmota.

Siempre se repite la misma historia: Una, otra, y otra, una otra más y así sucesivamente hasta convertirse en un círculo vicioso al que nos habituamos.

El comportamiento y las conductas de las personas que fuimos o vamos bajo los efectos de sustancias psicotrópicas que alteran nuestra percepción de la realidad, no suelen ser nunca las adecuadas ni las correctas.

Ello supone un continuo despropósito y unos daños colaterales, que al irse los efectos  o estar de retirada, hace que nos invada una inmensa sensación de culpa y remordimiento.

Tenemos una extremada necesidad de pedir perdón por como nos comportamos.

Lo lamentable de esta enfermedad, alcoholismo o drogas en general, es que siempre lastimamos a los mismos y a los qué más nos quieren.

Ese perdón que utilizamos con tanta «facilidad» es un perdón de mentira y un falso arrepentimiento: sólo lo hacemos para acallar nuestra maldita conciencia que nos tortura. Lo sé por propia experiencia.

Nuestra meta principal y prioritaria nunca debe ser el pedir perdón, sino el no tener la necesidad de hacerlo porque hemos logrado «domar ese bastardo caballo salvaje» y conseguido reaccionar.

No nos planteemos soluciones temporales a modo parche, busquemos la solución definitiva.

Cada día sale miles de personas del infierno de las drogas y el alcohol. ¿Por qué no vas a ser tú una de ellas hoy?

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
Scroll al inicio