Pasión por los problemas

«Ningún lugar en la vida es más triste que una cama vacía» Gabriel García Márquez

 

La vida más aburrida para un enfermo alcohólico es la de no poder tener problemas.

Esa pasión por el conflicto nace de la propia enfermedad. El problema,el follón,la discusión,los líos ,las tramas,trapicheos,embrollos,mentiras,conspiraciones,cotilleos,y situaciones incómodas alimentan la enfermedad.

Cuando no hay movida, …no hay excusa.Cuando no hay excusa,…no podemos justificar un consumo tan injustificable.

Eso parece incongruente planteado así,pero como todo lo que envuelve el mundo del alcohol,hay que vivirlo o convivirlo.

» Después de estar horas y horas bebiendo exageradamente,a la hora de regresar a casa me entristecía. Nunca quería volver ahí. Lo tenía todo:amor,cariño,ternura,comprensión,y algunas veces compasión.

Volver a casa era volver a la vida,a la realidad más cierta,y eso me angustiaba. prefería seguir bebiendo aunque no me entrara una copa más y que todo lo que me rodeara en ese submundo fuera artificial y de inestabilidad,amargura y frustración.Incomprensiblemente …¡Me sentía cómodo !

Pero las luces se apagaban,los bares empezaban a cerrar,los compinches a desaparecer,y todo,todo,volvía a tomar cierto aire de normalidad.

En el trayecto a casa ya me las ingeniaba para premeditar alguna historia en la que pudiera crear un conflicto. sabía que de este modo sería reprochado y recriminado. Provocaría la tensión y las malas palabras,los insultos y las peleas. eso me daría la oportunidad de hacerme la víctima,el incomprendido,y el despreciado. Me encantaba ese papel.

Entonces sucedía así como lo había tramado. Era mi oportunidad para pegar un portazo,cuatro gritos,ofensas o insultos y volverme a marchar a hacer lo que más amaba;continuar bebiendo.

De este modo,protegía el consumo de esa misma noche y la discusión posterior del día siguiente,porque me hacía el ofendido y enfadado como si la culpa de mi borrachera la hubieran tenido ellos por provocarme.»

Tenía pasión por el conflicto y los problemas. Si no existían,…me los inventaba.

Deja un comentario

Debes iniciar sesión para escribir un comentario.