A partir de ahora,voy a cambiar de bebida

 

«La vida es un sueño;el despertar es lo que nos mata» Virginia Woolf

 

El «Voy a cambiar de bebida» forma parte del extenso repertorio de experimentos caseros que hacemos para no «joderla» cada vez que bebemos.

El problema nunca está en la bebida,sino en quién la toma.

De hecho,este «experimento» ya denota una falta de placer en el propio consumo. No se busca éste,sino el efecto del alcohol. Estamos diciendo lo que pensamos en voz alta: «Quiero colocarme pero para no pasarme,intentaré beber otra cosa a ver si así de este modo,consigo controlar»

Cuando bebía solía beber gran cantidad de cerveza diaria acompañada de chupitos de whisky para acelerar y potenciar el efecto debido a mi gran tolerancia enfermiza al alcohol. Una nochevieja pensé: Este día voy a intentar controlarme. Beberé champagne o cava,que no me gusta nada y me da hasta asco,pero así al menos no beberé tanto y seguro que no me emborracho y pierdo el control. Lo que sucedió fue peor todavía. Empecé bebiendo cava de ese cualquiera junto a dos amigos míos a primera hora (a esa hora que las personas normales todavía están cenando). y cayeron tres botellas. Después,vino lo de siempre y más. No recuerdo con exactitud cual fue el desenlace,pero para ello no necesito comerme mucho el coco y hacer un esfuerzo;lo más probable fue una noche más de mierda.

Siempre pensé que este tipo de gilipolleces eran exclusiva mía,pero cuando comprendí que estaba enfermo me di cuenta que ese «experimento»,al igual que otros,son muy habituales en los alcohólicos.

La solución cuando existe un problema de alcohol no es experimentar,sino actuar y ponerse en tratamiento.[youtube]http://youtu.be/Gu2pVPWGYMQ[/youtube]

Deja un comentario

Debes iniciar sesión para escribir un comentario.