¿ Para qué bebo?

 

«El secreto de la existencia no consiste solamente en vivir,sino en saber para que se vive» Dostoievsky

 

La respuesta muchas veces está en los planteamientos. Este tipo de preguntas que nos van acompañando a lo largo de la vida a la vez que,paralelamente, nos siguen en nuestra trayectoria de consumo.

¿Para qué bebo …? ¡Buena y acertada pregunta!: ¿Bebo para divertirme, para socializar o relacionarme, o quizá para quitarme la ansiedad que me supone mi propia existencia? ¿Bebo porque me gusta o lo hago porque me eduqué bebiendo? ¿Bebo buscando el éxito social o simplemente para esconder el fracaso de mis sueños y ambiciones? ¿Bebo porque yo lo elijo o es la botella quien me elige a mí?…

En esto del alcoholismo todo el mundo «sabe» y «controla» pero la realidad es que nadie (me incluyo a mí el primero) tiene ni puta idea. Hay tantos perfiles, modelos, teorías,hipótesis, suposiciones y búsquedas de motivos que nos llevan a enfermar como estrellas en el firmamento. Queda muy bien lo de «personalidad adictiva», «tendencia a…», «traumas y carencias», etc. pero la verdad es que a medida que avanzamos y evolucionamos,esta lacra del alcohol se instaura con más fuerza y se normaliza. Los planes de prevención y conciencia se van al garete y empeoran la situación. El alcohol se disfraza cada vez más de legal y permisivo,huyendo de su verdadera definición;droga.

Creo que si buscáramos un patrón de preguntas similares respecto a nuestro propio consumo de alcohol,más o menos podríamos clasificarlo cronológicamente: A los veinte años, unos se retiran porque toman conciencia de que era algo más que formaba parte de la adolescencia y punto. A los treinta, otros hacen exactamente lo mismo porque deciden formar una familia y madurar aceptando asumiendo las responsabilidades de un adulto. A los cuarenta, el fondo puede que siga siendo el mismo pero la forma ha cambiado por completo: ahora no quieren dejar el alcohol para formar una familia, sino porque probablemente han destruido la que tenían. A los cincuenta para relacionarse y alternar viviendo los años que consideramos que perdimos ocupados en otras tareas vitales, a los sesenta para arriba porque la botella se convierte en nuestra mejor amiga para combatir la soledad que tanto nos aterra, y así sucesivamente.

¿Quiénes beben y nunca enferman? Por supuesto los que, en algún momento o etapa de su vida, se han hecho alguno de estos planteamientos y han sabido resolverlo.[youtube]http://youtu.be/pwp1CH5R-w4[/youtube]

Deja un comentario

Debes iniciar sesión para escribir un comentario.