¿Osadía o inconsciencia?

Este envalentonamiento y seguridad tan propio de las personas que van bajo los efectos del alcohol, ¿Es verdaderamente real? Conductas osadas y atrevidas, desplantes, actitud insultante y ofensiva, bravuconeo y fanfarroneo, temeridad, exaltación de la violencia, y similares no son más que fruto de los efectos del alcohol.

Muchas personas que sufrimos alcoholismo, nuestro mayor arrepentimiento y remordimiento cuando se nos van los efectos, es precisamente eso: recordar vaga y difusamente por qué actuamos y nos comportamos de tal manera cuando serenos y sobrios seríamos incapaces.

Desde fuera se ve como osadía, pero desde dentro puedo asegurar que la mayoría de actos de las personas enfermas o bajo los abusos de alcohol traducidas a temeridades y riesgos innecesarios suelen darse por desinhibición e inconsciencia (en lenguaje vulgar y callejero: por calentón o no saber lo que estamos haciendo).

Por norma, una de las expresiones que se oyen por parte de los familiares o pareja cuando el enfermo llega a pedir ayuda o a ponerse directamente en tratamiento es las de insistencia de que el enfermo es muy bueno y bondadoso, pero cuando bebe …se transforma y no parece él.

No le busquemos cinco patas al gato y hagamos simple lo que parece complicado: Eso se llama alcoholismo, alcoholismo puro y duro.

¿Osadía, valor? … eso se da con o sin sustancias. Lo contrario, es un problema de alteración de la conducta como suele ser propio en los efectos del alcohol

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
Scroll al inicio