No todos somos bebedores sociales

 

Aunque somos de generalizar, nos gusta clasificar, etiquetar, y basarnos en estereotipos, el alcohol «penetra» por cualquier ranura y filtra en todo tipo de personas y con diferentes maneras de consumo. Algunas incluso insospechables.

La forma de beber «escandalosa», en público, abusando,vociferando, y haciéndose notar, es una más pero lamentablemente no la única.

Basta fijarse en el alcohol que se vende en los supermercados, lo «bien y vistoso» que está colocado, las cargas de botellas en las cestas de las compras, para darnos cuenta de una realidad que no queremos ver.

El beber a solas, a escondidas, en casa, como auto-medicación,…cada vez es más habitual y frecuente.

¡Aquí empieza a beber hasta el apuntador!

Esto comienza a ser un apto para todos los públicos. jóvenes que no quieren salir de casa y se encierran horas escuchando música o con el ordenados junto a la botella, mujeres mayores (también hombres,por supuesto, pero no tan frecuente) que cocinando,haciendo tareas de casa, o simplemente viendo la televisión, «amenizan» el pasar del tiempo con una botella en la que reconfortarse, adultos trabajadores que festejan su descanso de fin de semana a modo de homenaje bebiéndose decenas de latas u otro tipo de bebida como símbolo de descanso, etc.

Quiero decir que aunque el consumo no se vea no significa que no sea.

Todo lo que sea utilizar el alcohol para algo. Para refugiarse, evadirse, relajarse, quitarse los nervios o la ansiedad, combatir la soledad,olvidar la depresión, etc. es un mal síntoma.

Siempre me ratifico en lo mismo con el consumo:Beber no significa enfermar,pero usar el alcohol es siempre el principio de una autopista hacia el infierno. Si ese uso es a escondidas, disimulando, u ocultándolo, puede pasar más desapercibido y difícil de detectar.[youtube]https://youtu.be/kE32pvvaDT8[/youtube]

 

Deja un comentario

Debes iniciar sesión para escribir un comentario.