No te avergüences de tu enfermedad

” … lo que pasó, pasó”

Así reza la canción. Lo que ya está hecho, hecho está. Los enfermos alcohólicos debemos ,en primer lugar, parar de consumir, dejarnos ayudar, seguir un tratamiento, y … hacia adelante.

Es lógico y normal que sintamos mucha vergüenza, sentimiento de culpabilidad, remordimiento, y arrepentimiento. Probablemente habremos sembrado un clima de discordia y desconfianza durante nuestros años de consumo que nos han “dejado” una herencia alcohólica muy difícil de llevar.

Nunca justificaré, atenuaré, o minimizaré ningún comportamiento o conducta por el hecho de ir bajo los efectos del alcohol o intoxicados.  Pero tampoco me tiraré piedras sobre mi propio tejado y condenaré juzgando o estereotipando a las personas por el hecho de ser enfermos.

Es cierto que el alcoholismo o la drogadicción se trata de una enfermedad muy compleja porque es una enfermedad del alma y “esas” siempre son complicadas de tratar, pero lo que hay un hecho muy evidente en la recuperación alcohólica: Si nos anclamos en nuestro pasado, en la culpabilidad de todo lo que hemos hecho y cómo nos hemos comportado, será muy difícil que avancemos para ponernos bien e intentemos salir de este infierno.

Yo tengo una teoría personal. ¿Estás enfermo de alcohol o drogas? Primero ponte bien y recupérate. Después, desde la sobriedad y serenidad, tal vez puedas ir solucionando muchas de aquellas cosas que hiciste mal.

Soy un firme defensor de la recuperación y creo que hasta la persona que parece irrecuperable y ya está desechada puede, si se lo propone y trabaja, salir de esta pesadilla. Sé que no es tarea sencilla y que los resultados de éxito, en general, no suelen ser muy optimistas pero a medida que la sociedad se conciencie, no juzgue con anticipación, no discrimine, no “etiquete” y opine gratuitamente, tal vez progresemos y avancemos en los tratamientos y en la integración de las personas que han sufrido una enfermedad cómo esta o similar.

¿Vergüenza de ser alcohólico o drogadicto? Vergüenza me daba cuando iba arrastrándome y dejando mi dignidad por todas las

barras de los bares. Ahora me siento (y debemos sentirnos), a pesar de nuestro pasado, orgullosos de superarnos y luchar en una recuperación que no tiene fin porque es eterna

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
Scroll al inicio