No sé lo que quiero,pero sí sé lo que no quiero

«Solo la propia y personal experiencia hace al hombre sabio»  Sigmund Freud

 

¡Qué filosofía más simple y útil a la vez!

¡Qué descanso,cuando has recorrido las sendas de la frustración,amargura,y decepción durante años por haber escogido mal el camino,y tienes esa «pequeña lucidez» dentro del caos para aclarar las verdaderas prioridades de tus sentimientos,deseos,y emociones!

Cuando realmente descubres «lo que no quieres» en tu vida. Cuando tienes la capacidad de elegir y tomar tus propias decisiones. Cuando ya no te ata una copa o una botella,y mucho menos cuando ya no la necesitas para seguir caminando.

Durante mucho tiempo,cuando comencé el proceso de recuperación,andaba en una montaña rusa de emociones:pasaba de un estado a otro a una velocidad vertiginosa. Como siempre digo, «iba en busca de respuestas y salía con más preguntas». Por mucho que me dijeran,me contaran,me explicaran,…me costaba mucho reconocerme y descubrirme.Incluso me agobiaba la idea de tener que reconstruir una vida nueva,de cambiar,de sincerarme y ser honesto conmigo mismo.Pesaban más los malos recuerdos del consumo que las cosas buenas por venir.

Probablemente por mi conducta alcohólica tan impregnada, aunque llevara un tiempo seco,me impedía ver la verdadera respuesta que andaba buscando: ¡Paz! Paz,tranquilidad,armonía y equilibrio.No tener tal vez recompensas pero no sentirme angustiado por ser una persona que no deseaba,comenzó a ser suficiente para estar feliz. Descubrir que no por dejar de beber iban a desaparecer mis problemas y mis adversidades,que el mundo sería mejor,y que todo iría siempre bien,sino que pasara lo que fuere,al menos cada día me despertaba como yo y no como otra persona.

Profundizar y reflexionar es necesario. Forma parte del proceso,del crecimiento.

No comparto la recuperación inicial como un jardín de rosas,porque creo que si así fuere,algo no está funcionando bien.

Desde que me conformé y satisfice sabiendo «lo que no quería» …he ido descubriendo lo que sí.

Me ratifico en la premisa de que dejar de beber y abandonar el mundo del consumo no es sencillo,pero más complicado es seguir en él.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
Scroll al inicio