¿Y por qué yo no puedo beber y los demás sí?

Esta es la verdadera losa que nos dificulta la capacidad de comprensión: la comparación social.

Siempre nos fijamos en los demás sin tener contexto y nos escuchamos u observamos poco a nosotros mismos.

Los enfermos alcohólicos bastante tenemos con nuestro problema para ir por ahí fijándonos en los consumos de los otros.

En el alcoholismo, …nada es lo que parece.

A veces nos da la impresión de que todo el mundo que bebe, lo hace bien. Eso nos cabrea porque a los que hemos enfermado nos frustra, ya que nosotros no lo «hacemos bien» no por buena intención y deseo, sino por necesidad.

Cuando nosotros no podemos beber … es porque el alcohol ya ha pasado de ser un complemento placentero o un tipo social de recompensa para convertirse en un suicidio lento y agónico en busca de un efecto de escape de nuestra propia existencia.

No podemos beber porque hemos enfermado, y si hemos enfermado todo lo que sea consumir es lo mismo que autodestruirnos o prolongar nuestra agonía.

¿Lo qué hacen los demás? Eso no debe ser nuestra guerra.

Hay una máxima crucial en la recuperación: Primero ponte bien tú, y una vez que tú estés bien, lo estarás con los demás.

Si yo fuera alcohólico y estuviera en una fase de contemplación y gravedad, me dejaría de rollos y comparaciones y correría a pedir ayuda.

Hay muchas cosas que bajo los efectos del alcohol no entendemos pero que con la misma recuperación se nos va dando la respuesta.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
Scroll al inicio