No hay nada que demostrar, hay que hacer.

 

«¡Verás cómo se callan la boca! ¡Ya se darán cuenta de que se habían equivocado! ¡Se van a tener que tragar sus comentarios! ¡Les voy a demostrar que soy capaz de dejar de beber cuando quiero! ….»

Con el alcohol, si este nos ha hecho enfermar, no hay que demostrar fortaleza o capacidad para superarlo de palabrería. Cuando hablamos de alcoholismo lo hacemos de una enfermedad muy grave y pretender recuperarse por demostrar …es un esfuerzo inútil.

Demostrar tiene connotaciones de odio, rencor, intencionalidad de nuestra capacidad, de forzado,condicionado, obligado, de querer aparentar, de muchas cosas que ninguna de ellas es la necesaria para recuperarse: Querer dejar de beber para recuperar nuestra salud física y psíquíca como poder volver a integrarnos socialmente.

Creo muy firmemente que recuperarse de alcoholismo es querer tener ganas de volver a vivir sin importarnos las apariencias, lo que piensen los demás, ni la necesidad de demostrar nada a nadie, sino hacerlo por y para nosotros mismos.

Cuando uno se recupera (aunque el proceso sea duro y lento) …todos los demás que están al lado, de alguna manera, también lo hacen y lo viven.

Una persona enferma que se está recuperando no necesita demostrar nada porque sus hechos y propia conducta ya lo dicen delatándolo sin necesidad de trasmitirlo.[youtube]https://youtu.be/uuvPvUmEzoE[/youtube]

Deja un comentario

Debes iniciar sesión para escribir un comentario.