No estamos para inocentadas

No estamos para inocentadas, bromas o tonterías.

Los que estamos en rehabilitación alcohólica, debemos estar en lo que toca y no «despistándonos» por otros derroteros.

Soy un fanático de la «A» y la «H» como condicionantes esenciales de nuestra esencia y existencia: Amor y Humor

El amor es muy necesario para combatir todos esos monstruos que cualquier persona alcohólica tiene en la cabeza, el humor vendrá cuando estemos preparados para ser sanos con él.

Al dejar de beber y ponerme en tratamiento, me costó mucho volver a reír de verdad. a recuperar mi sentido del humor y hacer bromas dentro de un marco de la normalidad y sin ofender e insultar para hacer el chiste fácil. De hecho, me di cuenta que mi humor alcohólico tenía de todo menos de gracioso.

Aprovecho este día para concienciar lo fácil que ponemos etiquetas y señalamos los días cuando nos sentimos vacíos: hacemos de cualquier día del calendario un día con un propósito.

Y esta reflexión no es para cortar el rollo o que los alcohólicos que nos rehabilitamos o recuperamos debamos ser serios y aburridos, sino todo lo contrario;vitales y entusiastas. Pero que ante todo, la prioridad nuestra debe ser recuperarnos o mantenernos en esa recuperación.

Primero, consigamos estar bien con nosotros mismos. Luego, sólo de esta manera, podremos estar también bien con los demás.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
Scroll al inicio