… no era mi intención

 

«Aún del enemigo puede el humano aprender sabiduría» Aristófanes

 

No creo que nadie tenga intencionalidad cuando crea un conflicto,una situación embarazosa o una tragedia por culpa del alcohol. Podríamos incluso calificarlo de accidente o desgracia, e incluso cínicamente atribuirlo a la mala suerte, pero cuando sucede porque siempre estamos en el límite o riesgo de que pase,más que una casualidad es una causalidad.

Lamentaciones y remordimientos después de abusar del alcohol entran dentro de la lógica, pero que sean lógicos no significa que sean razonables.

¿Tanto va el cántaro a la fuente que al final se rompe? Ese es probablemente lo que suele suceder.

Tal vez si tuviera que hacer una selección de entre los infinitos pensamientos que nos vienen a la cabeza a las personas enfermas como es mi caso, elegiría el más mezquino y ruin de formularse la típica pregunta, en la que ya sabemos la respuesta de antemano, sobre el por qué nosotros no podemos beber unas copas y los demás sí.

Las personas alcohólicas o con abusos frecuentes de alcohol no podemos beber unas copas como los demás por la simple razón de que no sabemos beber como los demás. Nosotros no buscamos el placer y bienestar de una velada disfrutando del alcohol,sino que utilizamos el alcohol porque nuestra mente piensa que es la única forma de pasar una velada. Una velada empapada que nunca tiene fin.

La diferencia linguística parece mínima pero el significado es totalmente opuesto.

«No era mi intención» cuando pasa algo, se da por supuesto. Pero cuando pasa porque cada día o con mucha frecuencia buscamos o lo provocamos para que suceda,no nos debe de coger por sorpresa.[youtube]http://youtu.be/D_P-v1BVQn8[/youtube]

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
Scroll al inicio