Esto no es como empieza, sino como acaba.

Tal vez en muchas ocasiones, el fracaso de una recuperación alcohólica viene propiciado por la precipitación y el ansia de darse prisa.

La recuperación en sí es la vida. Si pretendemos dejar de beber y cambiar nuestro mal comportamiento de décadas de consumo prolongado o abuso, no lo conseguiremos en unos meses.

Hay que partir de la base que cuando pedimos ayuda para un tratamiento es porque nuestra mente está muy confusa, aturdida, y desorientada por culpa del alcohol.

Nuestro aprendizaje y trayectoria vital se han guiado por las prisas. Por querer abarcar muchas cosas o crearse metas inalcanzables por la fantasía y distorsión de la realidad en la que hemos estado sumidos durante años.

Las arrancadas de caballo, llegadas de burro o el ser aprendiz de todo y maestro de nada … deben terminarse.

No importa lo que hagamos, seamos, alcancemos o lo que tardemos, si lo que hacemos es desde el camino de la sobriedad y midiendo cada paso para conseguir hacer las cosas bien sin alcohol.

Paso a paso. Tranquilidad, paciencia, seguridad y firmeza, harán que lo que tenga que acabar, acabe bien. Esa es la verdadera meta y objetivo de todo enfermo que se quiere recuperar.

Un beso desde Portomarin.

 

2 Comments

  1. Elena Guisado en Facebook el 9 septiembre, 2016 a las 6:57 am

    Cuando tome la decisión de recuperarme,tarde mas de un año en empezar a sentirme bien,me costo muchísimo,tenia muchos miedos a enfrentarme a una vida sin beber y tenia que empezar de menos cero,ya que todo lo que de ella quedaba estaba dañado poLeer más ..

  2. Mateo Elias de Quiros en Facebook el 9 septiembre, 2016 a las 9:30 am

    Si queremos recuperarnos de esta enfermedad, tenemos que ir paso a paso con constancia, firmeza y perseverancia y dejar atrás nuestros comportamientos de inmediatez y pataleo,que tanto nos acompañaron durante nuestra etapa en activo,el camino esLeer más ..

Deja un comentario

Debes iniciar sesión para escribir un comentario.