Niños con cuerpo de adulto, adultos con mentalidad de niños.

Lo que nunca logrará una persona enferma de alcoholismo es madurar.

Me es indiferente cualquiera de las dos opciones que planteo en el titular pero cuando somos alcohólicos, por mucho que queramos aparentar una madurez, una vida normal con las responsabilidades y obligaciones cotidianas que pueda tener cualquier persona a nuestra edad, siempre actuaremos y nos comportaremos como niños pequeños adoptando una actitud infantil y huyendo de la realidad esperando que nos sobreprotejan, nos resuelvan nuestras adversidades y obstáculos cotidianos, y esperando la aprobación ajena para tomar la más simple de las decisiones.

» No lo voy a hacer más, te lo juro.», «Yo no quería, pero …», «Sólo salí un rato para tomar unas copas pero me liaron …», «¡Ponte tú al teléfono y habla con él o llama para decirle que yo no estoy bien …», » Me he metido en un lío y me tienes que ayudar con urgencia porque sino será más grave …»- ¡Cuántas expresiones de este estilo utilizamos como recurso, aprovechándonos del amor y bondad de los que nos quieren, para salir airosos una, otra, y otra vez de problemas por nuestra actitud consecuencia del consumo!

Este rollo del síndrome de Peter Pan como excusa para no afrontar la realidad de la vida como se nos presenta y todo por culpa de la cobardía, indecisión, e inseguridad a la que nos conduce el alcohol, … ya no cuela.

Ampararse en el «no soy capaz o es que me da miedo o me pone muy nervioso» es una conducta muy ruin y miserable, además de completamente egoísta. El depender, manipular, y hacer que los demás carguen con nuestros problemas porque nosotros no queremos reconocer que estamos enfermos o que nuestra necesidad de consumir nos impide ser capaces de hacerlo, es algo agotador para los que nos soportan.

Esta enfermedad sólo tiene excusas y mentiras. ¿La única verdad? Cuando el enfermo deja de hablar, proyectar, prometer, y jurar poniéndose a hacer un tratamiento o dejándose ayudar.

2 Comments

  1. Elena Guisado en Facebook el 17 marzo, 2016 a las 7:31 am

    Cuando bebemos huimos de toda responsabilidad,yo me dedicaba a beber sin tener que preocuparme de nada,hijo,casa,trabajo…Cuando deje de beber me di cuenta de que tenia una idea equivocada de la vida.Leer más ..

  2. Martin James en Facebook el 18 marzo, 2016 a las 6:52 am

    Cuando bebiamos y dabamos paso a la enfermedad eludiamos responsabilidades y creiamos que podiamos pasar de todo y asi vivir a nuestro aire bebiendo y haciendo daño a nosotros y a la familia.Leer más ..

Deja un comentario

Debes iniciar sesión para escribir un comentario.