Negociar

 

Negociar es un infinitivo «muy» del alcohólico. Aunque en la sociedad se le de un valor normalmente económico, en el lenguaje alcohólico significa mucho más.

Negociar es entrampar, tramar, premeditar, manipular, posponer, maquinar…

Negociamos todo. Desde nuestras propias ideas y pensamientos en las que «supuestamente» nos engañamos diciendo si debemos o no tomar otra más sabiendo de antemano que al final lo haremos, hasta la pura y dura negociación con el mundo con el que interactuamos (pareja, familia,amigos,entorno, ambiente)

Lo de los infinitivos no es nada nuevo en una mente alcohólica. Hoy hablo de «negociar» cómo podría hacerlo de «comparar», «Justificar», «demostrar» …

Ese negociar es básico para mantenerse en el consumo. Todo tiene que estar controlado y premeditado. Para beber, para una persona normal (entendamos no enferma), es tan sencillo como tener bebida. Para un alcohólico …¡Es mucho más!

Los enfermos alcohólicos para consumir necesitamos tiempo, dinero, un lugar dónde sentirnos cómodos, haber mentido o despistado a los posibles controladores (familia y amigos), excusas preparadas y elaboradas para poder utilizar con casi toda seguridad al día siguiente o cuando las necesitemos, justificaciones varias para no sentirnos mal con nosotros mismos (autoengaño), un detonante (este es uno de los fenómenos más curiosos de nuestra mente, porque si no lo tenemos lo inventaremos, como por ejemplo una discusión, un conflicto, o cualquier cosa para beber abusando o descontrolar.

En definitiva, cualquier «negociación» nuestra, la de los alcohólicos, siempre acaba dentro de una botella.

[youtube]https://youtu.be/RgY1bRsCnv8[/youtube]

Deja un comentario

Debes iniciar sesión para escribir un comentario.