¿ Por qué es necesaria la ayuda externa?

Enfermos, no somos capaces de ser objetivos con la gravedad de la enfermedad. Sólo hacemos amagos de reacción cuando hemos sufrido algún aviso serio o consecuencias por el abuso del consumo, pero en realidad no tenemos ni la más mínima intención de dejar de beber voluntariamente por una sencilla y obvia razón: nuestra vida no la manejamos nosotros, sino la botella.

Esos intentos previos, condenados al fracaso, suelen ser bajo coacción o condicionamiento, no por convicción.

Necesitamos ayuda externa, de profesionales, porque los alcohólicos hemos perdido el rumbo de nuestra vida y necesitamos con urgencia reencontrarlo y volver a manejar el timón.

Existe una gran resistencia a dejarse ayudar, pero esa vocecita interior que constantemente nos dice que nosotros solos podemos, que no necesitamos a nadie, que seremos capaces de controlar, … no proviene de nuestra mente sino del alcohol, que una vez nos ha atrapado ya no deja de llamarnos e incitarnos a seguir consumiendo.

Poco más hay que decir que no quede claro en esta reflexión: El alcohólico se debe poner lo antes posible en tratamiento, dejarse ayudar, dejar de hacer sus experimentos que nunca salen bien, y confiar en los profesionales, porque esa es la única manera de dejar de beber y a la vez salir motivado y con ilusión fortalecidos por unas inmensas ganas de vivir … de verdad. Sin «edulcorantes».

 

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
Scroll al inicio