Nadie es imposible

 

 

Ni prejuicios ni pre-juicios.

Todos somos recuperables, o al menos siempre que no exista un deterioro u otro trastorno asociado que nos lo impida como consecuencia del propio consumo.

Pero el mensaje es aprender a no juzgar con antelación, dudando o anulando a la persona que contempla la posibilidad de hacerlo, incluso a quienes lo hayan intentado en varias ocasiones sin éxito.

La recuperación alcohólica es posible. De hecho,muchas personas en el mundo se rehabilitan cada año sin volver a recaer nunca.

Debemos aprender a ver la lectura positiva. Es cierto que es mucho más fácil de conseguir siguiendo un programa y por supuesto dejándose ayudar.

No hay que desistir nunca ni perder la esperanza. La deshabituación,la rehabilitación, la recuperación…no es un camino de rosas pero tampoco es un abismo que no se pueda saltar.

Nadie es imposible.

.

Deja un comentario

Debes iniciar sesión para escribir un comentario.