Mirar a tu interior

“Ama y haz lo que quieras. Si callas,callarás con amor; si gritas,gritarás con amor;si corriges,corregirás con amor;si perdonas,perdonarás con amor” Tácito

Dejé de consumir para estar tranquilo y aprender a vivir en paz conmigo mismo,no para ser feliz.

Exigir la felicidad por el hecho de no abusar consumiendo hubiera sido muy injusto después de tantos años de prostituirme en el consumo.

Pensar que por estar enfermo los demás tienen que bailar a mi son,comprenderme,y ayudarme como una obligación,sería chantajear emocionalmente,y eso …eso no es más que una conducta enferma. Por lo tanto,estoy dejando de consumir para evolucionar.

Lo más triste que le puede pasar a una persona que se recupera de una enfermedad tan grave es carecer de humildad y honestidad. Puede que consiga ponerse bien,que no consuma más,que aparentemente ante el mundo parezca que todo va bien,pero en realidad todos los que pasamos este tipo de procesos sabemos que ese no es el camino.

La culpa es una carga muy pesada y muy compleja de trabajar,pero a veces,una enfermedad puede ser una oportunidad. Una oportunidad de aprender,de reflexionar,de cambiar y crecer para ser mejor persona,y especialmente de “despertar”.

Llevo años tratando con personas que les sucede exactamente lo mismo y me entristece observar que a pesar de contar con la fuerza y apoyo de los que le quieren en realidad,aprovechan ese amor para convertirlo en el causante de todos sus males.

Para mí,ese tipo de conductas son de desagradecimiento,de carencias,de falta madurez,…de miedo.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
Scroll al inicio