Miedo a dejar de beber

 

«Allí donde el agua alcanza su mayor profundidad,se mantiene más en calma» Shakespeare

 

Nos da más miedo dejar de beber que seguir haciéndolo aunque todo nos salga mal,seamos continúamente recriminados y reprochados, y vivamos permanente mente atormentados.

¿Cómo es posible, pensarán muchas personas que desconocen la poderosa atracción que tiene esta enfermedad? Pues es posible,probable y en muchas ocasiones,casi cierto.

Dejar de beber para un enfermo alcohólico es morirse. Se muere una vida que ha ido construyendo fantasiosamente a su manera condicionado por el consumo:ambientes y entornos,maneras de enfrentar y resolver situaciones cotidianas,y la forma en que ha aprendido a rellenar espacios,vacíos y carencias en general.

Es un miedo a vivir, a vivir de verdad. Miedo a sentir,a estar tranquilo y en paz consigo mismo,es un miedo a lo desconocido,porque todas esas sensaciones y emociones han permanecido ocultas durante mucho tiempo.

Nuestro «mundo» es un submundo. Es un mundo diferente:ruido,discusión y conflicto,trama y trapicheo,habladurías,frustración y envidia. Un mundo donde permanecemos con la ley del mínimo esfuerzo:bebemos,comemos,respiramos, y …por supuesto consumimos.

Abandonar el consumo significa renacer y reinventarse. Es aprender a ver la realidad con sus rosas y sus espinas,las cosas buenas y malas,y que no todo se soluciona con una copa.

Esa idea,sólo de pensarla y planteársela,ya nos angustia.

Por eso un tratamiento de rehabilitación y recuperación necesita conjuntamente los tres pilares básicos que la componen. Recuperarse físicamente, sanar psíquica y emocional,y aprender a integrarse socialmente.[youtube]http://youtu.be/1vhFnTjia_I[/youtube]

Deja un comentario

Debes iniciar sesión para escribir un comentario.