Método

Lo que más cansa y aburre es observar cómo muchos enfermos se quejan constantemente de todo y todos y se creen con el derecho de una recompensa divina por el simple hecho de hacer lo que deben: dejar de consumir cuando estas enfermo.
Es muy importante y necesario que antes de querer estar bien comprendamos que vamos a sumergirnos en un proceso de mucho esfuerzo donde algunos valores como la paciencia, constancia, perseverancia, tenacidad y compromiso, van a ser fundamentales para sentar unas buenas bases.


No debemos olvidar construir unos cimientos y una base porque toda esta problemática se fundamenta sobre personas. Y si esas personas van colocadas, perdidas, desilusionadas o desencantadas o han enfermado de alcohol u otro tipo de drogas, por muy bien que quieran hacerlo… acabarán mal.


Sólo desde el tratamiento, la recuperación guiada y orientada profesionalmente o con ayuda, el autoconocimiento y la honestidad que se consigue siguiendo estos primeros pasos podremos percibir que todo eso que nos decíamos eran mentiras y excusas para seguir bebiendo.

Hay que empezar por la base y la base es el reconocimiento y aceptación de que nuestros comportamientos y percepción están alterados o distorsionados por el abuso o consumo prolongado de alcohol u otras substancias.


La recuperación es un continuo, una evolución constante, un crecimiento personal antes que social, un sentar las bases y fundamentos, las ideas, creencias y metas sobre una personalidad firme, disciplinada y muy perseverante para que nunca más tengamos que retroceder a pedir ayuda a la botella.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
Scroll al inicio